¿Cuánto vale el trabajo de un periodista?

Cada vez son más, por desgracia, las ofertas de trabajo para periodistas que solicitan un perfil ‘freelance‘ para producir noticias a un intenso ritmo de trabajo a cambio de una irrisoria compensación económica -si es que la ofrecen-. Es decir, un trabajo a tiempo completo -que a veces puede superar las ocho horas diarias de dedicación- a cambio de una paga que difícilmente puede corresponderse al sueldo base para mantener una independencia económica, y mucho menos una familia.

Una oferta de trabajo en el portal milanuncios.com ha sido el último ejemplo de este tipo de prácticas que, por su evidente abuso, se ha difundido como la pólvora a través de las redes sociales.

Captura

Exigencia de inglés, portugués y castellano y la redacción de una media de nada más y nada menos que VEINTIOCHO NOTICIAS DIARIAS -y me vais a perdonar por las mayúsculas-, extraídas de la prensa local americana. Un trabajo de lunes a viernes a cambio de 200 euros al mes.

¿Pero cuánto tiempo se cree esta gente que se tarda en elaborar un contenido de calidad? ¿O es que pretenden que el periodista haga un copia-pega, lo que viene siendo PLAGIO, de otros contenidos que colegas del otro lado del charco han trabajado, con su correspondiente tiempo en documentación, contraste de información, maquetación y elaboración de documentos gráficos que acompañen a la información?

Ofertas de este estilo, pueden encontrarse a diario en portales como ‘Find a Blogger‘, en los que aparecen solicitudes para encontrar redactores a ‘los que les guste escribir’ -lo cuál deja entrever que el perfil que buscan está alejando de un periodista profesional- y que estén dispuestos a colaborar en plataformas o blogs a cambio de ‘posicionamiento’, ‘beneficios publicitarios que generen sus artículos’ o ‘pagos de dos o tres euros por artículos de 400 palabras’.

Este tipo de práctica ha propiciado la aparición de movimientos entre los profesionales del sector de la comunicación como el #gratisnotrabajo, o #periodigno, que invitan a los colegas a sumarse a la indignación ante estas ofertas laborales y a rechazarlas. Ofertas en las que incluso una servidora, en su época de estudiante, ha caído.

Y no quiero que este artículo se malinterprete, no estoy en contra de los blogs o portales sobre temáticas concretas, como cine, videojuegos o cocina, elaborados por un grupo de amigos o conocidos, que la mayoría al fin y al cabo pocas veces consiguen obtener algún beneficio económico de su actividad más allá del placer de hablar de lo que les gusta. Estoy en contra de esos grandes grupos y plataformas que se aprovechan de la necesidad laboral de un sector muy tocado.

Y pienso, al fin y al cabo si lo que te ofrecen es posicionamiento, beneficio en publicidad o una miserable paga a cambio de tu trabajo ¿no sería mucho más gratificante crearte tu propio blog? Muchos han sido los casos de éxito de blogueros o youtubers que se han lanzado por su cuenta y ahora consiguen un beneficio económico que sí vale lo que trabajan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s